Decreto Conciliar 

Vea además :   Proclama alusiva al Segundo Mandamiento

Como integrante de una Iglesia cristiana por más de cincuenta años, nunca había logrado entender, con qué derecho o fundamento, los apóstoles decretaron, según Hechos 15: 19-21 y 28, que los gentiles convertidos, sólo tenían que abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación. Y entonces, qué pasó con las leyes del pacto del Sinaí? me preguntaba. Jamás este tema había sido objeto de aclaración satisfactoria en ninguno de los estudios que recibí, ni siquiera en la Universidad de Teología. Solo logré entenderlo después de haber escuchado a un investigador e historiador judío, abordar el tema en cuestión, con el aporte de los detalles del contexto histórico y cultural de la época. Él revela, que, en el primer concilio de la Iglesia en Jerusalem, en el año 50 de nuestra era. Jacobo el hermano del Señor, en unanimidad con Pedro y los demás apóstoles, se basaron en el método del judaísmo rabínico, que aceptaban a los gentiles que observaran los principios que ellos llaman “las leyes noájidas”, en las cuales no está incluida la circuncisión. Según su exposición, algunos sabios judíos han concebido desde el siglo segundo a C., que, para estos, así como para Noé, su principal ascendiente, hay un lugar en el mundo venidero. El objetivo del judaísmo, sin embargo, era que, con su participación en las sinagogas cada sábado, estos recibieran las instrucciones de la ley de Moisés hasta que decidieran acogerse a ella completamente. Mientras tanto, eran calificados como amigos del judaísmo o temerosos de Dios, como lo era Cornelio el centurión romano. Y no se les aplicaba el bautismo. Pero lo cierto es que, a través de este método, Dios preparaba el plan que abrió las puertas para la aceptación de los gentiles convertidos por medio de la fe en Jesucristo. Esto fue confirmado por el derramamiento del Espíritu Santo sobre Cornelio y los suyos, quienes evidentemente no observaban toda la ley. Pero el apóstol Pedro los bautizó, confirmando así su aceptación como integrantes de la congregación de los creyentes en el Mesías, así como lo hizo Felipe con el eunuco etíope. Por lo cual, la carta dirigida a los gentiles confirma que, tal determinación había parecido bien al Espíritu Santo y a ellos. Todo esto dio lugar a los primeros pasos de la separación entre el judaísmo y los creyentes en el Mesías.

Evidentemente, según 51Hch. 15: 19-29, confirmado en el capítulo 21 versículo 25, los apóstoles solo relacionaron cuatro aspectos como principios de las observancias requeridas para los gentiles. Pero lo cierto es, que Pablo y otros de ellos se encargaron de instruirlos posteriormente a través de sus epístolas, acerca de la observancia de los demás aspectos no mencionados en el decreto apostólico. Aunque mayormente hicieron énfasis en el aspecto interno de la ley como los principios morales. Como ejemplo de ello véase 51Col. 3: 5-14; Ga. 5: 19-22 y 1Co. 6: 9-11. Sin embargo, el aspecto externo de la ley, como la observancia del sábado, la ley de salubridad alimenticia y otras, son prácticas visibles en las cuales ellos mismos como judíos les daban ejemplo mediante su obediencia. Y por los detalles de la historia, sabemos que la mayoría siguieron su ejemplo, aunque no fuera una demanda prescrita para los gentiles en el decreto de referencia. Sin embargo, algunos creyentes se mantienen sumidos en la idea de que, el decreto apostólico se emitió solo como un inicio para los gentiles recién convertidos, no como un concepto al que se pudieran acoger con carácter definitivo. No obstante, lo cierto es que tanto ellos, como otros creyentes a través de la historia hasta los días actuales decidimos acogernos a la observancia de estos preceptos, solo por amor y complacencia a nuestro divino Creador. Por cuanto entendemos que, si Él demandó tales prácticas de los hebreos como su pueblo escogido, es porque su observancia es parte de su satisfacción y complacencia divina. Vea resumen concluyente con detalles reveladores para su propio convencimiento, acerca del decreto apostólico.

Para ver detalles acerca de las siete leyes noájidas, solo toque este enlace.

Escuche al doctor Mario Javier Sabán con el tema del judaísmo de Pablo, donde aborda los dettalles relacionadaos con el concilio de Jerusalem: este enlace.

Sugiero escucharlo a partir de la escala 32:00 del video.